Como dejar de pagar la manutención

Tras una separación matrimonial uno de los asuntos que más polémica suscita entre los padres es la manutención de los hijos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que con cierta frecuencia hay que renovar esta obligación, sobre todo si se produce alguna modificación en los ingresos económicos tu hijo o hijos.

Es importante para ambas partes velar por los valores familiares de los menores, y más aún lo es la honestidad y la ausencia de intereses egoístas que puedan incluso fragmentar más las relaciones entre padres e hijos.

De acuerdo a la manutención

Este derecho se trata de cierta cantidad de dinero que suele ser el equivalente a un porcentaje del sueldo de los progenitores (o del que trabaje) y que es estipulada por un juez, basándose en diversos elementos. Este ingreso casi siempre es administrado por quien tenga la custodia (en la mayoría de los casos, es la madre) y será utilizado para cubrir las necesidades del (o los) hijos o hijas.

Los gastos se dividen en: ordinarios, que suelen abarcar las necesidades básicas tales como, alimentación, educación y salud.

Por otra parte, existen los gastos extraordinarios, que se forman a partir de situaciones imprevistas, como el uso de zapatos ortopédicos, gafas, ortodoncia, entre otros. Después están los voluntarios destinados mayormente a las actividades de recreo o en interés de realizar actividades extraescolares.

Teniendo en cuenta a los menores, este ingreso económico es obligatorio siempre y cuando el beneficiado se encuentre dentro de alguno de los criterios a considerar. Conviene tener presente que a diferencia de lo que muchos creen, la mayoría de edad no es motivo suficiente para suspender la manutención según establece el tribunal supremo.

Pero el hecho de que el hijo tenga una relación laboral o desarrolle una actividad económica que genere ingresos, puede ser considerado como una independización del mismo.

Sin importar la estabilidad del trabajo ni la cantidad del ingreso; también serán tenidos en cuenta los casos de aquellos hijos que no se desempeñan en ningún ámbito estudiantil o que incluso alarguen estos periodos comúnmente por desinterés; claro que se excluye de todo esto los que presenten alguna discapacidad física o mental que dificulte la independencia.

Si te encuentras en una situación de este tipo, es de vital importancia que consultes con expertos abogados de menores. Esto profesionales te orientarán sobre el momento indicado para suspender la manutención, sin provocar ningún tipo de inconveniente en el menor. Recordemos que hablamos de un hijo, y lo mejor que pueden hacer los padres es favorecer el desarrollo futuro del mismo.

Antes de realizar una reclamación o consultar con un experto en específico, es recomendable documentarse leyendo casos similares y las posibles soluciones que estos puedan tener. Ver respuestas de abogados, es una de las mejores formas de documentarte, pues esto te dará una idea de que irregularidades debes exponer, y en cuales poner atención, para que el profesional tenga una información precisa que te ayude a resolver el conflicto sin contratiempos.

marzo 20, 2019

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.